Activista abandona Chiapas por amenazas

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas informa que Margarita Martínez y su familia decidieron salir del estado porque ‘el riesgo que corre su vida es alto’

San Cristóbal de las Casas, Ch | Martes 17 de julio de 2012
Fredy Martín Pérez / corresponsal | El Universal

Margarita Martínez, activista que fue amenazada de muerte en los últimos años, abandonó Chiapas con su familia para “garantizar la vida, la integridad y su seguridad”, informó el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas.

En un comunicado, el organismo explicó que Martínez, que laboraba en la oficina Enlace Comunicación AC, con sede en Comitán, “ha decidido dejar temporalmente el estado de Chiapas ya que el riesgo que corre su vida es alto”.

En meses pasados, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió al Estado mexicano aplicar medidas cautelares para proteger la vida de Margarita Martínez.

Sin embargo, al paso de los días, las autoridades mexicanas han sido incapaces de proteger la vida de la activista, dijo.

La más reciente amenaza de muerte en contra de Margarita Martínez ocurrió el pasado 30 de junio, cuando se preparaba para participar en el Comité para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer (CEDAW), en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York.

En su domicilio en San Cristóbal, Chiapas, Martínez encontró un papel donde le pedían que dejara de buscar a los policías y funcionarios públicos, que realizaron una redada en noviembre del 2009, en Comitán, como parte de operativos que mantenía el Ejército y corporaciones policíacas contra la delincuencia organizada.

Tres años después del operativo, la persecución y las amenazas de muerte, el Estado no ha “logrado inhibir las amenazas ni reducir el riesgo, por lo que ella y su familia han decido abandonar esta entidad”, informaron el Frayba, el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres de Chiapas, Consorcio Para el Diálogo de Oaxaca, Fortaleciendo el Poder Colectivo de las Mujeres y Mesa de Mujeres de Ciudad Juárez.

Incluso Amnistía Internacional (AI), ha documentado el caso y ha pedido a las autoridades mexicanas que la protejan.

Sin embargo, los organismos de derechos humanos dicen que el operativo en la casa de Margarita Martínez, que se encontraba con su esposo Adolfo Guzmán Ordaz y sus hijos, fue parte de “un acto de represalia por el trabajo que realiza apoyando a comunidades indígenas locales en esa región”.

En febrero del 2010, la activista fue secuestrada temporalmente, por seguir el caso de los policías que allanaron su casa.

A partir de ese momento, Martínez, su esposo y sus hijos se mudaron de Comitán a San Cristóbal.

Fuente: El Universal

17 julio 2012

http://www.eluniversal.com.mx/notas/859454.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s