Sergio Aguayo: Coyotepec

Sergio Aguayo en Reforma

Mientras a Vicente Moreno le clavaban dos veces un puñal le susurraban que era “un encargo de Alfredo Anguiano Fuentes para que no te pases de pendejo, hijo de tu chingada madre”. Luego, los agresores corrieron por las calles del pueblo mientras tiraban bala.

 

Vicente es un defensor de derechos humanos que salvó la vida porque el puñal quedó a milímetros del hígado. Esto no debió pasar el 5 de septiembre porque Vicente está protegido desde julio por el Mecanismo [federal] de Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas. Alfredo, a quien se atribuye el encargo, es el presidente municipal priista de Coyotepec, Estado de México. El enojo viene de un conflicto por el manejo del agua.

 

Coyotepec tiene 50 mil habitantes y su desgracia es contar con el agua que necesita el municipio vecino (Huehuetoca) que paga las consecuencias de haber sido seleccionado por las inmobiliarias para construir 70 mil casas. Se triplicó la población y les urge el agua de un acuífero sobreexplotado (Cuautitlán-Pachuca). Enrique Peña Nieto ahora dice que “las ciudades” han “crecido en forma desordenada, sin planeación integral”, cuando alentó como gobernador el urbanismo salvaje que también practican panistas y perredistas.

 

El agua de Coyotepec la controla una Administración de Agua elegida por usos y costumbres. Acusándolos de opacidad, el presidente municipalizó el servicio en una asamblea de 10 minutos. Sucedió lo habitual: 1,500 habitantes bloquearon la autopista México-Querétaro durante cuatro horas. La policía mexiquense los desalojó dejando una cincuentena de heridos. Los inconformes se apoderaron entonces de la presidencia municipal y el primer día de julio un sicario mató a balazos a un inconforme y lesionó a otro.

 

El Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, del Estado de México, llevó el asunto al Mecanismo quien decidió, en una reunión del 12 de julio, proteger a los amenazados de Coyotepec. ¿Qué factores impidieron al Mecanismo prevenir la agresión contra Vicente? Desentrañarlo importa porque el Mecanismo es estratégico para salvar a defensores y periodistas de quienes depende la salvaguarda de derechos vitales en estos tiempos de violencia huracanada.

 

El Mecanismo se crea en noviembre de 2012. Nació rebasado por los casos abandonados por un gobierno panista sin interés en las víctimas. En sus 10 meses de existencia ha derrochado voluntad pero todavía no puede responder con rapidez a las emergencias. Aun no entrega el “análisis de riesgo” solicitado, hace dos meses, por los defensores de Coyotepec. La justificación es el exceso de trabajo acumulado que se complica por las exigencias burocráticas.

 

El Mecanismo también está atado por su incapacidad para supervisar otras dependencias federales. Pidieron a la Policía Federal un “patrullaje” en Coyotepec. La PF asegura que cada día hace rondines por las afueras del pueblo, las víctimas responden que desde julio sólo los han visto en cuatro ocasiones y el Mecanismo carece de atribuciones para verificarlo.

 

Pero el mayor obstáculo sigue siendo el desinterés de gobiernos locales. Uno supondría que el Estado de México se esmeraría en proteger los derechos humanos que tanto defiende el Presidente en sus discursos. Nada de eso. El Mecanismo le solicitó hace dos meses a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem), presidida por el licenciado Marco Antonio Morales Gómez, “un informe sobre la problemática” en Coyotepec y un “seguimiento” de la queja. En las semanas que han pasado la Codhem ni ha escrito el informe ni se ha presentado a las reuniones donde se discute el caso ni ha visitado a las víctimas en el pueblo.

 

La indiferencia tiene una explicación que se encuentra en el Compromiso 29 del Pacto por México. Hablan de las amenazas del crimen organizado contra defensores y periodistas pero nada dicen de que buena parte del riesgo viene de gobernantes locales que hostigan, satanizan o ignoran a inconformes como los de Coyotepec, apoyándose a veces en medios locales. Para ejemplo, lo observado en el Estado de México.

 

A Vicente Moreno lo siguen agrediendo en Coyotepec; ahora amenazan a sus clientes para que no renten sus plantas de luz. Dejadas a su suerte, las víctimas critican al Mecanismo y a los gobernantes que se enojan por considerarse injustamente atacados. Pasan por alto que el Mecanismo carece de la capacidad para modificar la violencia estructural contra periodistas y defensores, sobre todo de quienes están en las trincheras.

 

En este terreno Enrique Peña Nieto y la mayor parte de los gobernantes tienen un hermoso discurso que nada tiene que ver con la realidad: los amenazados están abandonados y Coyotepec y Vicente lo demuestran.

 

LA MISCELÁNEA

 

Presido un organismo civil, Propuesta Cívica, que tiene un programa dedicado a dar asesoría jurídica a periodistas y defensores amenazados, Coyotepec incluido. Las opiniones aquí expresadas no representan ni comprometen a Propuesta Cívica.

Reforma

18 de septiembre de 2013

http://noticias.terra.com.mx/mexico/sergio-aguayo-coyotepec,f9d7f18a52131410VgnVCM5000009ccceb0aRCRD.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s