Géneros periodísticos del sistema penal acusatorio

Junto con la reforma penal y los juicios orales llegó una nueva forma de contar los hechos de “nota roja”. Hay ahora un periodismo cada vez más especializado que narra historias, consigna si la actuación de las autoridades judiciales es garante de los derechos humanos y los principios acusatorios, y formula ciudadanía.

Abril 7, 2014

“Quedó a un paso del feminicidio. Testimonio de la víctima sacudió el juicio oral”. ¿Cada cuánto nos topamos con este tipo de encabezado de noticia, que respete derechos a la personalidad, que informe con veracidad de una instancia procesal y que provoque la curiosidad de ir a presenciar las audiencias públicas en el nuevo sistema de justicia penal? No es común encontrarlos en el periodismo judicial mexicano. Créanlo o no, este titular fue cabeza hace más de seis meses en una publicación de la prensa de nuestro país.

¿Qué elementos periodísticos lo hacen tan diferente a los encabezados anacrónicos de la todavía hegemónica nota roja? Cuando se discute la nota roja el lugar común es culpar de amarillista al periodista o justificarla con la línea editorial-comercial del medio. En el campo de acción de la comunicación de masas ni uno ni otro nos explican el fenómeno en su complejidad. Todo el meollo del discurso periodístico en la sociedad de masas radica en el lenguaje, en su condición inminentemente política que acontece en la deformación lingüística de los estereotipos mediáticos y el mecanismo de su consumo efectivo. Por ello, no se puede disociar el campo discursivo del campo político, en el cual la utilización del lenguaje implica, como afirma Roland Barthes, un placer que emana del poder con que se lo somete impunemente para elegir los signos del habla.

Debatir acerca de qué signos del habla eligen las y los periodistas que cubren la fuente de seguridad pública y justicia penal para elaborar sus notas o encabezados, y con qué lenguaje informan de los procesos penales es debatir en el ámbito de las prácticas periodísticas y la diversificación de las fuentes, mismo que se encuentra en una coyuntura de transformación: la implementación del sistema penal acusatorio en nuestro país es el contexto ideal para repensar este periodismo.

Hemos identificado que la crónica y el reportaje son los géneros que mejor se desenvuelven en el sistema penal acusatorio, ya que en el 94.5% de las piezas utilizan a la audiencia pública como fuente primaria de información. Este es el primer paso hacia la consolidación de un periodismo especializado, cuyos elementos formales, contextuales y funciones lo diferencian del resto. El periodismo especializado es aquel que impacta a la sociedad dentro de un sistema político particular: el estado democrático de derecho. Por ejemplo, el periodismo especializado de transparencia acude a las fuentes informativas de los mecanismos de transparencia y rendición de cuentas para darle formato y sentido a su discurso.

Fundamentar al periodismo especializado en el sistema penal acusatorio es desmitificar el origen del vocablo, proveniente de la concepción jurídica del siglo xix, como lo define el Diccionario Razonado de Legislación y Jurisprudencia de Joaquín Escriche de 1863: “lo perteneciente a la acusación”. A partir de la implementación del nuevo sistema de justicia penal, la palabra ‘acusatorio’ significará: “régimen penal que impone a quien acusa la carga de probar las imputaciones para destruir la presunción de inocencia” (acepción del Diccionario de la Real Academia).

Entendido de esta manera, se distancia de los géneros periodísticos de nota roja y refiere a un periodismo sustentado en los derechos humanos, en prácticas y en fuentes informativas (se describen en el cuadro 1) que le permiten al periodista potencializar el principio de publicidad del sistema penal acusatorio para brindar información veraz, plural y contextual.

Tabla Insyde OKEste periodismo acentúa la práctica de acudir a las audiencias públicas para elaborar crónicas y reportajes, elimina la opacidad característica de los procesos penales y le permite a la ciudadanía conocer cómo funciona su sistema de justicia. En él se desencadenan procesos novedosos para la obtención de la información: se utilizan 2.8 fuentes por texto (casi el triple que en la nota roja), se deja de utilizar el boletín oficial (0%) y en menor medida los expedientes (60%).

Los nuevos protagonistas del periodismo en el sistema penal acusatorio engloban a las actuaciones de los operadores y las partes durante las distintas audiencias públicas. La pieza periodística se nutre de la información que se desprende de las etapas procesales: la argumentación de la teoría del caso, la presentación de las pruebas, la reparación del daño, las medidas cautelares, las sentencias, entre otras. Y en el contexto mexicano tiene una triple finalidad: servir como formulador de ciudadanía, narrar una historia y convertirse en observador de cómo las autoridades judiciales ejecutan las resoluciones basándose en la garantía de los derechos humanos y los principios acusatorios.

Un cronista de la talla de Ryszard Kapuscinski utilizaba de protagonistas en sus relatos a aquellos individuos que vivían en carne propia las contradicciones del ser humano social. En la actualidad, en las sociedades democráticas occidentales, esa dialéctica entre los seres humanos y sus instituciones se da en mayor medida en la tribuna jurídica, que en México comienza a retornar a la esfera de lo público con el sistema penal acusatorio. Así, las potentes fuentes y prácticas informativas que emergen en su interior han hecho germinar un nuevo tipo de crónicas y reportajes (sin demeritar al resto de géneros) que por sus funciones y contenidos requieren de un nuevo tipo de periodista y de un lugar propio dentro del periodismo especializado.

El presente texto es la síntesis de una investigación más amplia: “Principios discursivos para el fundamento de un periodismo acusatorio”, que será publicada por Insyde en los próximos meses. Los datos del periodismo incluidos aquí corresponden solamente a los resultados de los géneros de crónica y reportaje obtenidos con el monitoreo de prensa realizado por el equipo de Violencia y Medios.

 

* Emilio Carranza Gallardo es investigador del Proyecto Violencia y Medios de Insyde.

 

ANIMAL POLÍTICO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s